Abraham Calero: científico marino, fotógrafo multidisciplinar y…buscador de belleza.

El Artista

Obra "Teléfono" perteneciente a su serie "Olvidados" (DIGNUS) de Abraham Calero
Fotografía perteneciente a galeria 59 us/

Hablemos de Abraham Calero. Hablemos, ya no del artista, sino de la persona, de ese hombre cercano, divertido e ingenioso que tengo el placer de conocer y con el que he compartido momentos , tal vez breves, pero sin duda inolvidables.

Abraham es de esas personas que se nutren de la belleza cotidiana que habita en las pequeñas cosas, de los detalles que son imperceptibles para el resto de los mortales y que sin duda dotan a su obra de una sensibilidad  difícil de describir.

Eso es precisamente lo que me atrae de la obra de éste artista, y por lo que quería compartirlo con vosotros.

Personalmente, una de las series que más me gusta es la de “Olvidados” (DIGNUS), precisamente por esa “belleza cotidiana” de la que hablábamos. Objetos que estamos acostumbrados a ver en nuestra vida, pero nunca con los ojos con los que nos lo muestra Abraham, con ese detalle que traspasa el lienzo y nos introduce directamente en la historia de ese objeto. “La dignidad de los objetos olvidados”. 

 

Abraham Calero, guantes, olvidados, dignus, artista, exposición
“GUANTES”: 2014. 120×100 cm. 48 fotografías digitales, fotomontaje, impresión VITRA. Con bastidor de aluminio.

 

Sus trabajos no nacen de una casualidad, nacen de una reflexión  previa donde, el proceso, adquiere especial importancia.

Su arte discurre por los límites de la fotografía, llegando a tener una conexión con lo pictórico que lleva al espectador a preguntarse cual de las dos técnicas está contemplando, y lo que hace que su obra sea única, repleta de matices y de alma.

Pero…¿quién es Abraham Calero? 

“Soy yo.  Un científico, un fotógrafo y una buena persona. El conflicto, la duda y la necesidad de sentirse vivo”Un científico marino que redirigió su camino hacia el arte, consiguiendo  una equilibrada convivencia entre el científico y el artista, donde unas veces se impone uno, y otras el otro.

“Soy un poco Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Lo controlado y lo oculto. Ambos se retroalimentan. El científico aporta el método, el control, el ensayo/error, la luz , la necesidad de experimentación… El artista… los sentimientos, la locura, la destrucción, la emoción, la conexión”.

En el 94  Pirelli hizo un anuncio con Carl Lewis en tacones rojos…. “la potencia sin control no sirve de nada … pues eso. Por cierto la foto era de Anne Leibovitz, quién si no”.

Abraham siempre ha hecho fotos. Desde muy pequeño: En mi casa había cámaras y yo se las cogía a mi padre…. hasta que me compraron la mía. Tendría que preguntar si hubo algo antes, pero mi primer recuerdo de una cámara mía fue una Kodak ektra. Y mi primer contacto con un laboratorio fotográfico en b&n en 6º de EGB.  En la universidad empecé con la fotografía submarina, además allí teníamos un cuarto oscuro y me pasaba las horas dentro. No eran malas fotos, pero eran fotos de observador, de cazador”.

 

Cámara Kodak ektra. Abraham Calero.
Cámara Kodak ektra

 

Después de la Universidad, en Barcelona, estudió fotografía en un curso nocturno, mientras por el día trabajaba en la construcción. No encontraba trabajo de científico marino y había que sobrevivir”.
El paso de fotógrafo a artista se produce en 2010, cuando establece su discurso y empieza a intervenir fotos para transformarlas en obra.

Inspiración y obra.

A Abraham le inspira, fundamentalmente, sus propias emociones. 

“Mi inspiración no viene de fuera sino de dentro. El exterior hace de catalizador…. supongo que casi todo lo que hago es, de alguna manera, autoreferencial”. 

Considera que su obra se está definiendo. No cree que esté tan madura como para hablar de ella como SU OBRA.   “Sólo llevo 7 años trabajando. Acabo de empezar.  Evidentemente hay aspectos comunes en casi todo lo que hago… La fotografía intervenida; referencias a la memoria, a nuestros mayores, a la muerte; la necesidad de experimentación constante; el respeto a los maestros, a la pátina; la soledad…”

 

Abraham Calero artista
Buscando la inspiración…

 

La música es también su gran aliado. La música canaliza muchos de mis sentimientos”.  Cuando encuentra una música que realmente le toca alguna fibra, la guarda para usarla en el momento adecuado, y así no perder el tiempo luego en buscarla.

“La inspiración llega más rápido si tu cabeza está estimulada con los sentimientos adecuados.
Hay discos que me encantan y sólo los escucho en ocasiones especiales: para terminar una pieza o para darle alma”.

 

“CORNETA”: 2015. 190×106 cm. 15 fotografías digitales, fotomontaje, impresión Canson Baryta Photographique, metacrilato siliconado sobre aluminio. Con bastidor de aluminio.

El proceso.

Siempre ha destacado la importancia del proceso en su trabajo. “El proceso es vital, al menos para mí. Una parte muy importante de la magia de una obra está en su proceso de creación. La otra en lo que hace sentir al observador. La pieza terminada, despojada del proceso, no deja de ser un objeto”.

Y ésto intenta siempre transmitirlo al público siempre que puede, bien en el catálogo, en la hoja de sala, verbalmente al hablar de la pieza o en instagram mientras la está haciendo. 

“No creo que mi trabajo sea conceptual. Siempre digo que soy un animal simbólico, no conceptual. Eso no significa que no haya un discurso en mi trabajo. Significa que el concepto no es algo que tenga más importancia que otros aspectos como la forma, la necesidad de expresar mis sentimientos y preocupaciones, o la propia experimentación”.

 

abraham calero, proceso, artista, arte, exposición
Proceso de elaboración de la pieza “Trinidad”, perteneciente a la serie “Reconstrucciones”.

“Hay mucho en el proceso creativo de lo que no se habla. La preparación, buscar materiales, convencer a alguien para que pose para ti, fracasos, cuadrar calendarios, investigar, tener comida en la nevera, experimentar…”

Abraham calla cuando … escucha. “No tienes porque ser alguien admirado para tener algo interesante que decir. También callo cuando considero que mis palabras no le interesan a la persona que tengo enfrente, o si pienso que mi opinión va a hacerle más mal que bien. Callo cuando considero que tengo algo que aprender, o si el otro necesita hablar. Y a veces, si estoy nervioso o acelerado, no paro de hablar”.

Un día en la vida de Abraham…

Hay que destacar que nuestro artista tiene la inmensa suerte de vivir en Mallorca, una maravillosa isla donde aterrizó gracias a una serie de casualidades: “huí de Barcelona y me refugié en Mallorca. La vida me ha ido trayendo a esta isla y aquí me gustaría quedarme. Buen clima, el mar y el aislamiento necesario para encontrarme y no contaminarme demasiado con lo que los demás hacen”.

“¿Mi “ciudad invisible”… ? sería un lugar donde las gentes fueran humildes y cercanas. Libres de prejuicios, tuvieran sentido del humor y ganas de vivir. Disfrutaran de las cosas sencillas, fueran generosas en el dar y agradecidas en el recibir”

Pongamos un buen día. Abraham se levanta a las seis y media, y después de desayunar sale a pescar, y se hace con una buena lubina para invitar a los amigos a cenar. Vuelve sobre las 11.00, y se pone a trabajar hasta que le dan las 4…baja a comer un poco de pasta y vuelve bajo las garras del ordenador hasta que dice “basta!”, y se baja a preparar la cena con una sonrisa en la cara. 

 

El hombre y la bestia…

 

“Pero también hay días de mierda, de esos de no poner el despertador y ver series hasta que te aburres de ti mismo. Resacas y bajones. Tiempos muertos entre que envías unas fotos al laboratorio y te las dan. Enviar dossiers a concursos… la frustración de que no te seleccionen. Esperar al enmarcador. Ver que llevas unos meses sin vender nada. Cargarte una obra en la que llevabas trabajando una semana”.

Buceando en su obra.

Su primer proyecto como tal, es anterior a la necesidad de crear.  Lo finalizó en el año 2000 y se expuso en el Instituto Municipal de Educación de Barcelona.

 

Obra año 2000 de Abraham Calero
Año 2000. Película en b&n de 35 mm, revelada , positivada y luego virada a sepia con sulfuro. Cero ordenador.

 

Un trabajo en b&n exclusivamente analógico sobre la introducción de nuevos modelos de belleza, resaltando la belleza de la normalidad, nuevos patrones estéticos fotografiados con mimo y admiración. Lo rescato porque en algunas de estas piezas hay unos primeros intentos de intervención fotográfica jugando con los químicos, he incluso una primera fragmentación”.

Pero como ya hemos comentado antes, es en el 2010 cuando empieza a crear su propio lenguaje, y cuando empieza a firmar sus obras.  Si le preguntas acerca de su trabajo preferido te dirá que no tiene un “hijo favorito”, que les quiere a todos por igual, aunque de forma diferente. “Cada uno es especial por una cosa u otra.. Aunque sí es cierto que hay varios retratos de los que no me desprendería nunca porque son muy personales. El retrato de mi padre, el de Ivo, “Amor”, alguno de mis autorretratos…”.

 

“PADRE SE AFEITA” 2010 59×49 cm. Copia única. 2 Fotografías analógicas 6×6, escaneadas, impresión inkjet con tintas de pigmento ultrachrome k3 sobre papel HARMAN by HAHNEMÚHLE GLOSS ART FIBRE WARMTONE, roto. Enmarcado.

 

En cuanto a su mayor reto hasta ahora, en el ámbito profesional, sin duda alguna está en su obra “Matriu”, que se expuso en la fundación Pilar y Joan Miró de Mallorca Por lo ambicioso del proyecto, por lo especial del material con el que trabajé y por la responsabilidad que implicaba trabajar con las matrices de un maestro como Joan Miró. Lo que empezó siendo un proyecto de investigación (que no tenía claro poder resolver), se transformó de forma natural en una de mis mejores exposiciones”.

 

MATRIZ PARA "LAPIDARI, de Abraham Calero, Serie: cristales
“MATRIZ PARA “LAPIDARI””. 2015. 100×122 cm.. Fotomontaje de 27 fotografías digitales.

 

Y su obra más reciente: acaba de presentar “El Niño en el Pozo“, un proyecto colectivo multidisciplinar bastante experimental en Can Monroig. “La verdad es que ha sido una buena experiencia. Buen proyecto, buen equipo y lugar increíble”. 

 

el niño en el pozo. abraham calero, artista, obra, arte, exposición
“El Niño en el Pozo”

 

“Y luego están mis cerdos. Uno de esos proyectos importantes para el que necesito estar muy fuerte porque toca teclas difíciles. Me hace dudar de mí mismo, se vuelve obsesión, me hace pensar que muchas cosas son pura frivolidad, tiene muchas complicaciones técnicas, etc… 

Así que lo voy cogiendo de forma intermitente desde hace un par de meses. Lo cojo, hago una pieza o dos y me pongo con otra cosa menos dolorosa. Me recupero y lo vuelvo a coger con ganas.

Ahora toca ponerse serio y sumergirse”. Cerdos que aún tienen que crecer para transformarse en una nueva exposición…

 

abraham calero, cerdos, artista, arte, exposiciones, fotografía
Último trabajo en proceso. 

 

“¿Que si se puede vivir del arte? Eso espero. Pero la pregunta debería ser…. ¿se puede vivir del arte que uno quiere hacer? Y mi respuesta es la misma…. eso espero”

 

Conoce más sobre la obra de Abraham Calero en el extenso reportaje que la revista Antropika le dedica.

¿Conocías a éste gran artista? Espero tus comentarios…

Un comentario Agrega el tuyo

  1. M. Teresa dice:

    Claro que conozco a este artista de la fotografía, del ingenio y de la sensibilidad que transmite en sus obras.
    Le pongo un EXCELENTE!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s